Notas de navegación

La nueva populación emergente

Dicen que no, pero es verdad que todo cambia, hasta nosotros los humanos (risas ;). Estamos confirmando en este presente lo que en el futuro ya es una realidad, así que no andemos más con chiquitas y hablemos claro, limpio, sin rodeos: no hay clases en la comunidad humana. No hay clases. Sí, sí, has oído bien: clase obrera, clase adinerada, clase media, clase de cole aburrida donde no te dejan mover y te hacen creer un sin fin de “verdades” caducadas [hay no, que esto todavía existe y mucho, ¿o no tanto?]. En cada una de nuestras acciones, estamos afirmando el futuro que deseamos y que por ende, ya es una realidad; así que no demores en pensamientos-basura, pensamientos ruido, recuerdos-dolor, recuerdos-culpa, o cualquier otro pensamiento que te desvíe de la única Real-deidad: Yo Soy Eso Omnipotente, Inmutable, Omnisiciente, Infinito, No-Nacido, Perfecto, nombrado con diferentes nombres que vienen todos a decir lo mismo: Zero, que viene antes del Uno ya que es gracias al Zero que puede explicarse como Uno, Unidad, Totalidad, Dios, Budha,… Todo está en tí, mí,… Yo.

En la conciencia colectiva de la humanidad y de todos los seres de la Tierra, la vibración se alza con Voz potente y clara: Unidad, Juntas, Unidas, y no es que antes hubiera separación (eso sólo fue una ilusión que aún perdura en el tiempo). La Unidad, Juntas, es desde el Corazón, el órgano de la Acción, que culmina en las manos que Dan y Reciben; juntas como personas hermanadas en nuestra condición humana, pero también en nuestra condición de seres vivos, habitantes de este planeta y compartiendo Hogar Gaia. Hemos de abandonar la separación como realidad y transmutarla al siguiente paso para que la vivencia de la Unidad no sea sólo una teoría compartida sino un vivencia de tribu, de manada. Nadie nos enseñó a hacerlo en nuestro mundo occidentalizado, estandarizado, desinformado, però en nuestro interior existe una semilla germinando que crece y crece rítmicamente, con la certeza del Futuro ya escrito. No somos creadoras de realidades, como nos ha hecho crear la NewAge, el Secreto y el mentalismo exotérico. Somos vasijas donde reflejar la Luz del Gran Sol, la que ha existido y existirá siempre; no necesitamos crear nada ya que la Vida ya sabe organizarse y llevar su cometido. Nuestro hacer debe estar centrado en ser contenedores del Agua más pura y cristalina posible, capaz de reflejar con la mayor nitidez posible, Aquello que Es, Aquello que Somos.

Nuestras acciones dan forma a posibilidades y la posibilidad que estamos plasmando es la de la Tierra Prometida donde la Paz reina en todos los reinos y todos y cada uno de los habitantes es/somos Guardián de la Paz. No es tú, y yo; es Yo Soy.

Nací en una familia donde mis abuelos trabajaban los dos porque así lo decidieron juntos. Mi abuela Catalina era de la alta burguesía catalana, vivía en el barrio de Tres Torres de Barcelona, en una de las mansiones señoriales rodeada de la familia, servicio doméstico, jardineros que cuidaban el jardín de la mansión, modista para sus trajes a medida, casa de veraneo en la playa, coches,… y se enamoró de mi abuelo, obrero, republicano, sindicalista. Cuando la familia de mi abuela se negó a aceptar su amor por un hombre de clase social inferior a la suya, mi abuela renunció a todo lujo y cambió su gran pamela de señorita pudiente por un moño raso, sus vestidos lujosos con miriñaque por ropa humilde, se lanzó a la calle con otras mujeres y hombres a hablar en las plazas de la mentira del capitalismo y de toda su maquinaria, se unió a otras mujeres para reivindicar los derechos de la mujer, tuvo tres hijos aunque sólo sobrivió la última niña, mi madre, que se hizo mujer trabajando como sus padres, se casó con un hombre, carpintero de oficio, y nos tuvo a mi hermana y a mí, que trabajamos desde los 14 años haciendo manualidades, “canguros” y apaños para poder salir con la “colla” y no pedir dinero en casa; y me casé y tuve dos hijos, y seguí trabajando en casa y fuera de ella para ganar suficiente dinero que cubriera la guardería, el alquiler, el teléfono, el coche, el fin de semana en la naturaleza, las clases de batería, el centro excursionista, la ropa, la luz,… y escuchar en mi interior una voz imperceptible, insistente, sutil, diciéndome “no llegamos a fin de mes”, “no hay suficiente dinero”, “falta dinero”.

Hoy, con 57 años, divorciada, habiendo criado a mis hijos prácticamente sola, compaginando la maternidad con Ser persona, con el trabajo, con la casa que se cae a trozos si no la mantienes, etc, etc,… hoy, organizando la ropa, necesitaba mover la balda del armario para que cupiera la colcha grande. He intentado hacerlo con las manos pero he necesitado una herramienta que me ayudara a sacar los ajustes. Mientras estaba haciéndolo, he pensado “No hemos tenido dinero, pero hemos tenido recursos”, “Hemos sido una familia con recursos” y de repente, me he alegrado, porque el dinero es un recurso más però sólo complementario. Hay tantas formas de reconocer-nos properas, abundantes, …

Todo está cambiando. Ya es una realidad. Hagámoslo unidos, juntas, en una misma vibración sonora que suene por doquier. Somos gente de recursos haciendo posible que el cambio de paradigma sea una realidad consolidándose. No soy yo, o tú, quien lo hace posible; somos la Intención y la Acción juntas, unidas. Ubuntu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .