Notas de navegación

Mirada a tres: una hermosa vivencia de Biodanza

Notas de navegación de una facilitadora

Hace ocho meses que danzamos juntas en el grupo de Biodanza de los miércoles por la mañana. En plena pandemia, cuando todo estaba teñido de gris, ese gris bosque quemado donde sólo queda humo, cenizas y el silencio del vacío espantosamente quieto, me animé a abrir un grupo de iniciación a la Biodanza por las mañanas. Parecía una locura pero no lo fue; dicho y hecho. Era una señal de buen augurio.

Es un grupo de cuatro mujeres, que son tres porque una lleva sin venir un tiempo por el encierro comarcal que ahora termina. Semana a semana durante todos estos meses, hemos ido tejiendo una hermosa manta de afecto y ternura que ha propiciado abrigo y cobijo para este frío del alma. Cada miércoles es especial, pero hoy ha habido una bendición añadida. Ha venido de nuestro Angel; en la Rueda Verbal nos ha contado que el frío que se había instalado en su corazón como si fuera a quedarse, se ha desvanecido con la primavera y el amor en flor de nuestros miércoles. La luz interior que ella percibía apagada, ha sido vista, sentida, reconocida y dulcemente acogida en un sincero abrazo que ha sellado el inicio de la nueva relación consigo y con la otra y por ende, con el mundo.

La conquista del Amor se ha manifestado; –Ha sido algo natural– nos decía nuestro Angel. Todo lo vivido hasta ese momento, todo lo llorado y lo odiado, se ha desvanecido en un instante de fusión. -¡Casi me olvido de contarlo!- ha dicho. Así es la integración en Biodanza. Su recuerdo ha venido cuando hablábamos sobre el significado de la Autorregulación en relación a la sesión pasada, concretamente a una de las vivencias: la Posición generatriz de Identidad. Ha sido entonces, hablando de la vivencia que ella no conseguía recordar, que le ha surgido el recuerdo y el deseo de compartir su renovada conciencia de sí misma.

La identidad, ese enigma que en palabras de Rolando “se manifiesta en presencia de la otra“, y “cuando me encuentro con la otra, empiezo a tener noticias de mí”. Todas las vivencias en Biodanza son integradoras de manera que la identidad, (aquello que Soy esencialmente frente a cualquier otro sistema de realidad– R. Toro), se va manifestando progresivamente de forma integrada en la profunda sensación de estar viva Aquí y Ahora. Parece una obviedad estar viva, mas la vivencia de sentirse viva, presente, singular y parte de la comunidad humana y de la Vida, es una experiencia única, acumulativa y profundamente transformadora.

No ha sido casual que hoy la sesión estuviera centrada en la línea de la Creatividad. Hemos jugado, reído, nos hemos divertido, hemos creado danzas y caminares nuevos recién horneados en el instante vivido, y de a poco hemos entrado en el espacio de intimidad donde, después de la vivencia de Escultura a tres, vivencia de Juegos creativos de Biodanza, he propuesto la Mirada a tres. El grupo estaba preparado para esta vivencia. Me lo ha dicho la intuición que es la voz del alma.

Grupo regular de Biodanza, Castellar del Vallés (curso 2009-10)

Estaban sentadas en el suelo. Habíamos acabado la Escultura a tres y la sensibilidad estaba presente en sus manos, su corporeidad moldeada por el afecto. Les he indicado cómo era la vivencia llamada Mirada a tres -siempre hay una que contempla a las otras dos mientras se miran. No es sólo una mirada; es la presencia en el mirar, es hacer presente a la otra en mi propia presencia, disfrutar de mirar y mirarnos. La música: Imagine interpretada por Eva Cassidy.

Suena la música que la pongo flojito y voy subiendo el volúmen poco a poco para que se acostumbren a la sonoridad. Me giro y las veo mirándose. Discretamente las contemplo en la distancia. ¡Cuánta belleza!!! Sus rostros relajados van sonriendo discretamente; la sonrisa esta en sus ojos, en su piel, en su estar dulcemente silente; el Amor en mayúsculas se manifiesta allí mismo, en ese mismo instante, donde la singularidad es honrada, conscientemente honrada, plácidamente acogida y fundida en el sentir de cada corazón en flor. No había visto sus ojos así antes; los he visto de muchas maneras, pero con la Belleza de hoy, era la primera vez. He dado gracias a Dios por tanto recibido, por ese y cada momento vivido, por ser parte de tanta Belleza.

Sí. Gracias, eternamente gracias. La Vida es increíblemente Hermosa. En estos detalles minúsculos, casi imperceptibles, absolutamente discretos,… sin palabras… sólo Amor amando.

Gracias, eternamente gracias.

Amor y Servicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .