Cursos

La palabra con Pleno Sentido

Es común oír hablar y escuchar palabras vacías, sin recorrido, sin vida. Suelen ser intentos de conversación convencionales, cuando no son para criticar al vecino o chismorrear de las cosas que pasan por ahí. La vida que hemos creado entre todos y todas, es muy ruidosa, demasiado para mi gusto; por eso zambullirme en el silencio musical de la naturaleza me hace tan bien.

Esta mañana estaba quieta, de pie delante del mar con mis pies enterrados en la fina arena de la playa, casi desnuda dejándome acariciar por los primeros rayos del Astro Rey; el azul del agua, hoy era de color turquesa; el sonido de las olas ocupaba compartía espacio que ocupaba la Luz Solar; todo estaba en perfecta armonía, vivo, pulsante, cambiante, en transformación acompasada. Son instantes que no tienen palabra porque los sentidos están captando todo cuento perciben; después el pensamiento a hilvanado una palabra-sensación que me ha recordado que cada día es distinto el mar, su color, sus olas, sus brillos, la musicalidad de sus aguas rompiendo en la arena, todo es único e irrepetible. Así es la naturaleza, así somos nosotros también. Estamos vivos, entonces somos únicos e irrepetibles como las amapolas en el verde campo, como las nubes allá en el cielo, como la mirada que habla o el gesto que expresa. Aun así, vivir esta singularidad se hace difícil porque ser una entre la muchedumbre es a menudo,  una hazaña que no conoce el tiempo ni la prisa y eso, nos desconcierta.

¿Cuántos de nosotros vivimos convencidos que disponemos de tiempo para todo? Entre las personas que conozco, con las que puedo mantener conversaciones con sentido, es común olvidarnos de ese valor infinito que es el tiempo, más bien sufrimos la angustia del estrés por hacer, deshacer, terminar, conseguir, y en ese intento, perdemos el sentido del vivir y el convivir.

Con tanto ruido, se hace difícil escuchar lo que queremos decir. Suele haber atropellos en la mente; entre lo que se quiere expresar y lo que se dice, las palabras se agolpan y no hay como encontrar la que comunique aquello que nuestro cuerpo entero está deseando comunicar. No es decir, es comunicar; es usar  la Palabra con Pleno Sentido.  Si eso es lo que te ocurre, te invito a participar al Taller Vivencial de Expresión Oral y Escrita que imparto el próximo

Sábado, 16 de septiembre 2017

de 10 a 13,30h

en

Herbodietética TRISKEL –  carrer Solsona, 18 – Terrassa

+info teresatendero

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .