Educación Biocéntrica

Biocentric Education or the Real Education

Biocentric is a word composed with bio (life) and centric (in centre), so Biocentric means A Life in centre, all actions that we do have an objective, to promote an harmonic evolution of Life. When an individual is the centre, the conception of the Life is androcentric. This is our present: we are disconnected at circles of life, its evolution, we have lost (the) respect for life.

In the Biocentric thinking, life is intrinsically linked to organic and ecological life on Earth. The human being is a living agent who could promote their creativity to facilitate the expression of healthy life, using his intelligence, knowledge and technology for the development of this life.

In education, this thought is demonstrated by applying a methodology based mainly on three thinkers: Paulo Freire with his Popular Education, Edgar Morin with Complex Thought and Rolando Toro with Affective Intelligence. There are many thinkers resting this offer like Humberto Maturana, Vigotzi, …. and others.

The word education has his origin in Latin, where its means is “to extract sheen, polish”. The way of extracting sheen in people was principally, the observation, through questions and answers in a circle where knowledge is created between all participants and observers of the circle. They were debating all questions about life, human beings, universe, cosmos,…

In the period of Illustration, knowledge was the exclusive property of illustrators; Good and His ministers, The King and some select few ones near at the interested Power. In this context, the children were like a white book where the teacher or any qualified person, said what was a Life, what are its Laws and what is correct or incorrect about how is everything. In this perception, the children are product of a factory where you are training them to be one more in the system, one more in the market, one more is serving a devastating present system.

In our body, we have all knowledge about the Life, in our cells and DNA. We could change the verb to learn by to apprehend because only apprehending is how potentially our intrinsic potentials, our perceptions, our intuition, our singularity.

The knowledge is a communitarian construction where all people are important because we are alive like the threes, the animals and all that is alive. Each person is unique and live inside all the answers about Life. Then, the teacher could be a guide, a companion that stimulates. We are like a seed that knows who it is. Only need spaces wherever we are.

We are human and we are able to change the world into a better one.

This is just an introduction about Biocentric Education. If you want to know more, link here.

 

Educación Biocéntrica

El aporte feminista de la Educación Biocéntrica

Faltan pocos días para la celebración oficial del Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo. Ante la propuesta de celebración feminista, queremos aportar nuestra vivencia desde la perspectiva sistémica, el pensamiento complejo y la inteligencia afectiva, propuestas como base ideológica de Educación Biocéntrica.

Hay un saber ancestral femenino que se remonta a los círculos donde las mujeres se reunían para tejer, trenzar, cocinar, vigilar a los niños. Cualquier rincón era perfecto para organizarnos colectivamente. En esos círculos de saberes, las mujeres compartíamos conoceres, maneras de hacer, creábamos las prendas que nos vestían, nos instruíamos en las artes del juego erótico, practicábamos lenguas porque la escucha era la fuente de diálogo.

Esos tiempos, siguen vivos en muchas comunidades indígenas y colectivos de ciudadanía que escogen vivir de acuerdo con la naturaleza, en armonía con ella y ocupados en que el conocimiento ancestral de Gaia y sus Guardianas continue vivo a través de los tiempos. ¿Cómo? cantando juntas, encontrándonos para tejer hilos de afectos que unan el saber femenino y la memoria de nuestra historia para trascenderla y permitir que la Vida siga manifestándose en su máxima plenitud. A menudo, esa vivencia de plenitud y vaciado cíclica en la mujer, se asocia a los ciclos lunares que simbolizan las fases en las que nuestras aguas transitan cada mes. Pero esto no es una sentencia, es una manera de exploración para hacernos libres.

El activismo feminista suele relacionarse con las mujeres que murieron para que la Voz Femenina se oyera en una sociedad que no sólo nos enmudecía sino que nos hacía vivir en esclavitud, pero nosotras, igual que el apartheid, el movimiento LGBT  y otros movimientos sociales activistas, hemos sobrevivido gracias a la vivencia comunitaria. Tenemos grandes escritoras que con su expresión, inspiraron a multitud de mujeres a defender sus derechos hasta que la Voz Femenina tuviera representación en los órganos de decisión política y social. Mucho ha llovido desde entonces y gracias a toda el agua, la sangre, el sudor, las acciones derramadas hasta nuestros días, hoy la mayoría de las mujeres podemos hermanarnos en la defensa de nuestros derechos.

Existen colectivos organizados para que el Feminismo entendido como movimiento por la igualdad y la paz, siga su curso y ocupe el lugar que le corresponde. Nosotras, como mujeres tenemos la opción biológica de vivenciar en nuestro útero y genitales la gestación y parto de las hijas e hijos que componen la familia humana. Es nuestra la tarea de reunirla para restablecer el significado de palabras que son por sí mismas generadoras de Vida, como lo es la palabra femenino.

Muchas luchadoras conocidas masivamente por su trayectoria a lo largo de la historia y, otras tantas activistas anónimas, amas de casa, empresarias, madres, abuelas, esposas, amigas, hijas, nietas, sobrinas, panaderas, maestras,… viven el feminismo en cada acto de sus vidas. Unas conscientes de su feminidad, otras ausentes de ellas, todas explorando qué es el femenino, y tanto empeño en que el Saber Femenino, los Saberes en Círculo no se perdieran que hoy, en la memoria celular de todas las mujeres, existe la clara impromta del amar nuestras hijas e hijos, de sentir la tierra y sembrarla de semillas que contengan toda la memoria ancestral de la Vida en la Tierra porque, es a través del alimento que nos proporciona, que nos mantenemos despiertas en la labor que venimos a desempeñar como mujeres, Guardianas del Circulo.

Cada Círculo de Mujeres tiene su gestación y parto comunitario. Son espacios autogestionados donde compartir saberes de forma transgeneracional, para que no sólo no se pierdan, sino que continúen resonando en nuestro interior como guía de acciones con futuro de unión y común-unidad. No obstante, existen unas bases sagradas que deben estar presentes de alguna forma representadas en todos los Círculos de Mujeres que se convoquen. Éstas  son:

  • Principio de Confidencialidad
  • el Poder del Centro.
  • la Bara de la Palabra
  • Inicio y Cierre
  • Autogestión organizativa

Desarrollaré los puntos anteriores para una mayor comprensión.

Principio de Confidencialidad

Para que podamos recuperar la memoria femenina, es indispensable explicar nuestro sentir. Esto solo puede ocurrir si el entorno nos incluye como una miembro más de la colectividad, con el mismo derecho de expresión y de poder de decisión que el resto del grupo. Así, la figura del líder deja de existir para pasar a compartir el liderazgo. La manera de que esto ocurra es autogestionada, vinculante y proactiva.

El Poder del Centro

Toda construcción circular tiene un centro donde convergen las fuerzas en equilibrio constante para sostener el sentido y la forma circular. Este centro debe ser cuidado para que permanezca incorrupto, así se origina la figura de la Guardiana del Centro consensuada por los acuerdos previos de temporalidad, función y salvaguarda. A veces esta figura puede complementare con la Guardiana de la Vara de la Palabra.

La Vara de la Palabra

Es un elemento plausible que hace la función de otorgar la palabra a quien la solicita. La palabra es considerada en su aspecto comunicativo de expresarse a sí misma, por tanto, los silencios son formas de expresión, así como la risa, el llanto, el canto, la poesía y toda expresión creativa de sí misma. No se puede hablar de otras personas si no están presentes y la posesión de la Vara no da derecho a aconsejar, opinar, analizar nada de lo dicho a no ser que sea a petición de la solicitante, siendo libre la aceptación de la demanda.

Cualquiera puede invocar el Poder del Centro, para reconducir el tema, desatascar situaciones o porque el momento lo requiera. La Guardia de la Vara de la Palabra también se decide por acuerdos de autogestión y autonomía.

Inicio y Cierre

Con la finalidad de respetar los ciclos vitales de toda expresión de vida, se acuerda la forma de iniciar y cerrar un círculo. Diferentes ejemplos pueden ser: el sonido de una campana o cuenco, un canto, silencio, encender una vela central,…

Existen muchos tipos de Círculos de Mujeres, la autogestión permite dar personalidad a nuestro círculo, recrearlo a las necesidades que satisfagan al colectivo, así encontramos Círculos de Mujeres con afinidades comunes que se reúnen para tejer, para cantar, para compartir saberes, para ayudarse mutuamente en la medida de las posibilidades que el grupo decida colectivamente.

Autogestión organizativa

La finalidad del Círculo de Mujeres es el empoderamiento femenino al servicio de la Vida, la implicación en el vivir donde la sostenibilidad, la ecología, la cultura sea popular, comunitaria, participativa, colectiva y afectiva-efectiva.

Gracias por leer hasta aquí.

 

Educación Biocéntrica

Palabras generadoras de la Educación Biocéntrica

El último día de mi clase de inglés, la teacher nos mando como homework una biografía de un/una personaje inglés o de habla inglesa conocido. Buscando por Internet una inspiración, pregunté por “ganadores paralímpicos 2015” y me captó la atención una noticia de todo el surtido de posibilidades. La leí y me dije: “Le daré el enfoque que nos pidió la profesora de inglés para el trabajo”, y luego pensé que también la seguiría trabajando desde la perspectiva de Educación Biocéntrica para mostrar cómo trabajamos la participación, la estimulación al diálogo, la creatividad, diferentes maneras de llegar a una situación de consenso, pactos previos al juego,… que tienen los Círculos de Cultura con los que aplicamos de nuestra propuesta educativa.

Así que escogí la biografía de una de las ganadoras de los Paralímpicos 2015 y empecé a escribir su biografía prestando mucha atención a la conjugación en past simple y present perfect. Pronto la tendré corregida y la tendréis.

Mientras la acabo y mi teacher me la corrige gramaticalmente, tengo el gusto de difundir con mi ejemplo, mi experiencia, qué es la Educación Biocéntrica, donde se aplica, cómo, su visión transdisciplinar y su constante autoexperimentación que la hace viva, activa, expansiva.

Ahí voy!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Éstas son algunas de la figuras ganadoras de los Paralimpicos 2015.

Desde una perspectiva sistémica, primero observamos las imágenes de the winners the Paralympics 2015) (puedes llevarlas en papel de colores, en blanco y negro, o incluso hacerte fichas plastificadas para que el material no se estropee. En una segunda ronda, escogemos alguna de las imágenes que nos llamen la atención y la cogemos nos nosotras.

A partir de este momento, se puede optar por varias opciones metodologógicas. Yo escogí éste Círculo de Cultura en grupos de cinco: cada participante explica al grupo (una vez cada una) porqué ha escogido esa lámina, qué le ha llamado la atención, si le ha evocado algún recuerdo, una situación, algún olor,…. Damos unos 10 minutos para su realización. La finalidad de este Círculo de Cultura es que los participantes se escuchen, se abran a otras posibilidades igual de válidas.

Nuestra siguiente propuesta es trabajar con una palabra escogida por la facilitadora o equipo facilitador. La palabra escogida ha de tener unos requisitos imprescindibles para que actúe como potenciador, impulsor, como ente de curiosidad que despierte el estímulo para compartir experiencias, vivencias, recuerdos.

¿Cómo escoger una palabra que genere diálogo? En Educación Biocéntrica nosotras llamamos palabras generadoras o paralabras vivas a las palabras que generan vida, a están vivas. Tienen la virtud de abarcar una visión sistémica de la génesis de su significado.

Así que,  entre recreación, superación, creencia, sueño, corporeidad, genética, … escogí tránsito. Tránsito en el sentido de transitar, transtásis, transformación, transeunte, transcendental, …porque recoge un abanico de posibilidades que pueden contribuir a reeditar creencias, juicios, costumbres, a recrear verdades que hemos creído como certezas, a soñar y jugar, a imprimir una visión sistémica que nos sitúa en vivencia comunitaria. Espacios donde ensayar nuestras creaciones y proyectarlas si así lo queremos.

El ser humano está diseñado como enclave de convergencias multidimensionales que recrean nuestro Ser Humanidad, con todos sus pros- y contras- que implica la dualidad. Nuestra capacidad de co-crear es tan intrínseca que para que germine en tierra fértil, hemos de abonar tierra y raíces, cuidarla y nutrirla hasta entenderla en su manera de comunicar. Ésto es lo que llamamos como retorno del femenino que  crea vínculos de tiempo-afecto, nos facilita la comprensión de presente-ahora, nos redimensiona el pasado con el presente para vivenciar la continuidad. Pero de este concepto temporal, hablaré otro día con la palabra generadora “feminismo”.

Mirar imágenes de campeonas Paralimpicas 2015, escuchar porque otras personas han escogida su imagen que les devuelven unos reflejos de si-misma que la dimensionan como ser vivo, movimiento, danza. De ahí, yo puedo explicar mi conexión con mi cuerpo y le siento vivo, entero. ¿Qué es entero? ¿Se puede estar entero sin una parte de tu cuerpo físico?. He escuchado experiencias de personas con miembros amputados, se que es una experiencia muy intensa que si escoges vivirla como una posibilidad de experimentación, puede ser igual de gozosa que cualquier otra opción escogida.

Para mí, TRANSITO, hoy, aquí y ahora, me lleva al recorrido de un camino por el que transito, que me hacen vivenciar constantes situaciones de aprehendizaje y que son parte de mi co-creación con el entorno. Así, Educación Biocéntrica se nutre de la Permacultura, Arte-Identidad, Ecología Profunda, y un abanico de disciplinas que van conformando la integración del saber creativo, constructivo, dialogante, danzante. Por eso en nuestras aulas y seminarios, la expresión artística siempre está presente con el agente vehicular de Biodanza.

Puede ser que al leer este post, te apetezca decir o pensar la palabra que tu escogerías como generadora. Quizás sólo te quedes pensativa, o sonrías, o te quedes indiferente. Ninguna de las opciones que escojas será excluyente. Todos conforman lo que llamamos “realidad”. Gracias.

 

Educación Biocéntrica

Aportacions de Pedagogia comunitària

Quin és el fer d’una comunitat? Cóm es comuniquen les accions que es vol dur a terme perseguint una finalitat concreta per la comunitat?

El règim capitalista, el neolliberal, la tecnocràcia, les castes, les classes socials, les famílies, els que es consideren amos d’alguna cosa, fomenten la segregació, la divisió, la desconexió de les parts, i per tant, la pèrdua de la visió i així, de generació en generació ens tornem cecs i cegues cada vegada més depressa. Avans només utilitzaven ulleres els que s’ho podien permetre, ara ens impulsan a dependre d’elles per mantenir una indústria més, un mercat més al servei de la malaltia del consumisme.

Podriem encetar un debat sobre cóm ens eduquen, però seria poc productiu, o no? Totes coinicidim en les coses que no ens agraden, les que sabem que no funionen per què atempten a la llibertat de l’èsser humà com a tal i ho hem après dolent, plorant, gamegant, enfadant-nos i trobant la manera de sobreviure a aquest terravestall que ens precipita a la locura d’una vida enfocada a morir i, a viure morint en el buit del consumir, gastar, comprar, privatitzar, poseir, acumular,….. per què?. Arribat aquí, només queda dir les coses que volem que siguin, com volem que siguin, i trobar la manera de convergir en punts de trobada on poguem dialogar per crear maneres de dançar, cantar, escriure, aprendren’s i celebrar la vida.

Aquesta és l’aportació de la pedagogía comunitària, de l’educació biocèntrica al món.

Còm sabem que som humans en aquest món que vivim? Com definim ésser humà? Mirant fora no en hi ha prou, per què és confós donat que depen de molts factors aliens a nosaltres. És mirant dintre com percebem que és la manera en la que l’univers s’organitza per facilitar-nos l’autoaprenentatge i,gràcies a l’existència de l’altre, de l’entorn, de la vida, de la comunitat, aprenem d’una forma holística i integrativa.

En detenir-nos a mirar per mirar-nos, el que trobem son retalls d’afectes i els seus efectes, disgregats en la nostra bio-corporeitat. Llavors surgeix una nova qüestió: què és el cos? què és per a mi el cos? I s’obre la Caja de Pandora: veus, sospirs, secrets, paraules sagrades ocultes, i tot un reguitxell de sons que fins que no s’ordenen, emeten disonàncies i distonies que repercuteixen en parts de la bios de formes molt diverses, però amb un denominador comú: la violació al cos humà, més enllà del gènere.

És en comunitat ón retrobem el veritable significat d’humà. Nosaltres, les que hem viscut el pes de les dictadures, de l’esclavatge, de la persecució i la prostitució de totes les maneres que es poguen arribar a imaginar, les que hem sobreviscut a aquesta Guerra dels sentits, sabem que la única forma i manera de reconstruir les societats i el món que volem, és amb la vivència de comunitat, de com-unitat, de comú-unitat, de sentiment de pertinènça a la comunitat.

De quina comunitat parlem? De la comunitat afectiva que genera la vivència de la solidaritat, aquest sentiment natural de la nostra espècie com mamífers, i que es representa en un cercle, on totes i tots som presents mirant-nos, veient-nos, deixant-nos gronxar per la Vida que ens habita, per la singularitat de cada membre de la comunitat. Així son les assemblees, rodones, amb feminitat i masculinitat convergint a la par, contruint i reconstruint les peces del puzzle que ens ha deixat l’herència del ser dirigits per bèsties en lloc de Dones i Homes de la Terra.

Aquestes bèsties tenen codis diferents als de les comunitats que habiten Gaia. Ella, La Gran Mare Terra no coneix judici ni Lleis marítimes fetes per homes per regular el trànsit de les Seves Aigües. Gaia és Lliure i no reconeix més llei que  la Llei de l’Amor, on tot és per fí de Bé, encara que el reduccionisme de la ment humana hipnotitzada, no ho entengui així.

A la Gran Mare ens la van presentar com a Verge d’una virginitat asexuada, falsa, verinosa, tergiversada, manipulada, adaptada pel bestiar que ens manava i encara pretèn fer-ho a cops de missèria i mals tractes, d’assessinats, en nom de Déu, Alà, la Pàtria i tantes atrocitats més.

Les persones no volem la sang per què no som carronyeres. O sí? Matem per defensar la pau, o ho fem per gust?

Totes aquests qüestions que es generen a partir de parlar-ne del què volem, cóm ho volem, cóm ho conseguim, les debatim a l’assemblea, en comunitat, i apliquem la pedagogia comunitària per recordar-nos que els éssers humans són de la Terra, compartim la Vida amb Ella i totes juntes, amb tota la comunitat humana anem posant ordre, que no és més que educar o donar forma a la convivència. Volem que aquesta forma sigui d’acord amb la Vida o en contra d’Ella.

Si decideixo la comú-unitat, la Vida somriu i l’alegria brota amb empenta, i també venen a jugar la Temèrança, la Lucidesa, la Fermesa i tantes altres més que se m’esgotaria el repertori i encara no hauria acabat.

El millor de tot, és que Tot ho fem juntes, junts, aprenent a co-crear el món que volem.

Gràcies per llegir-me.

 

Educación Biocéntrica

El cáliz de la nobleza

Educación biocéntrica para todas todos.

spatiotempo ars

El cuento es un universo contado donde todo significa y nada es imposible. Los árboles cantan canciones de cuna, las nubes juegan a la comba, los caballos hablan y las rosas no pinchan.  Podemos volar impulsadas por la intención y viajar con sólo pensar, hablar bajo el agua y pasear sobre ella. Todo es posible.

Este cuento que he titulado “El cáliz de la nobleza”, está creado para acompañar el proceso de un colectivo de mujeres que caminamos al encuentro de definir nuestra identidad común. Todas nosotras somos Facilitadoras de Biodanza y estamos empeñadas en cocrear juntas una nueva manera de vivir, convivir, laborar y hacer. Llevamos dos años de andadura tejiendo vínculos. En cada encuentro nos proponemos seguir creciendo como comunidad y para ello ideamos maneras de faciltarnos el empeño.

En esta ocasión nos ofrecimos tres compañeras para trabajar la abundancia y el reconocimiento de nuestros dones y talentos. El proceso co-creativo…

Ver la entrada original 1.273 palabras más

Educación Biocéntrica

Educación biocéntrica en el hogar

Desde la distancia, hace años que conozco a una mujer especial. Se llama Cristina, es la nieta de mis vecinos. Su abuela materna me ha ido contando sus pasos  y, aunque no hablaba mucho con ella, he sentido afinidad de almas desde el inicio.

La vida nos ha llevado a encontrarnos y compartir momentos muy especiales. Cristina esta preparándose para asumir votos de monja budista. Su reciente viaje a Tibet, le brindó la oportunidad de encontrar el camino que guía sus pasos en su pasaje por la tierra. Ríe a menudo y su rasurada cabeza le proporciona una belleza especial. Con ella hemos iniciado lo que podemos llamar “Viernes de meditación budista”. Fue una propuesta que surgió del deseo de compartir un espacio de meditación con personas amigas.

La base del budismo es la compasión. Yo no soy budista pero la comprensión de la compasión, el significado de esta palabra que hace tiempo me atrae y no podía integrar, está llegando a través de las meditaciones budistas que Cristina nos ofrece todos los viernes en mi casa.

Una semana más, nos encontramos el viernes antes de las 17h ,que es la hora de inicio de la meditación. En está ocasión mi querida amiga Lola venía acompañada de su sobrino Alex de 10 años. Durante la hora que nos iba a ocupar la práctica, Alex prefirió deambular por la casa con nuestro perro Roc y distraerse a su manera.

En esta ocasión meditamos acompañadas de mantras tibetanos cantados por una mujer. Fue una meditación muy especial para mí: la compasión dejó de ser una palabra para convertirse en una vivencia.

Al término, Álex se acercó y se sentó con nosotras. Estábamos compartiendo los beneficios de la meditación, inquietudes, sensaciones que habíamos tenido. Alex escuchaba atento y, de forma natural se involucró en el diálogo contándonos sus pensamientos, y en el devenir de la danza mágica que se genera cuando las palabras son vivencia, surgió la pregunta ¿qué ocurre después de la muerte?. Se había dirigido a mí directamente, a lo que le contesté – ¿Tú que crees?.

Generamos un espacio biocéntrico donde la vida se manifestaba tal y como es, sin distinciones que nos separen. Cada ser es un mundo de sabiduría particular, individual, que se complementa con todo lo que existe a su alrededor.

La conversación se desarrollaba plácidamente, con silencios, miradas, escucha, experiencias, palabras que brotaban del sentir.  Al rato, Alex manifestó que, sobre todo en la escuela, se encontraba que quería preguntar cosas, decir su parecer, hablar de lo que él pensaba y que casi nunca podía.  Entonces hablamos de lo importante que era nutrirse de otras fuentes para conocer. Le expliqué que en la escuela se aprenden conocimientos que están enfocados a nutrir una parte de la vida, pero no toda y que por ese motivo era importante que leyera otros libros que en la escuela no encontraría. Y seguimos hablando de internet, la información que se puede encontrar por la red, cómo localizar el contenido apropiado, el acompañamiento, …. y así durante un tiempo poseído por Kairós donde todo fluye en corrientes de amor y respeto.

Más tarde me percaté de la falta de bibliografía para la infancia. Quise buscar algún libro de mi biblioteca para ofrecerle, y encontré algún cuento interesante pero nada sobre la muerte, la espiritualidad, la unidad del principio femenino y masculino, Gaia como Ser,… la visión cosmogónica de la vida, la perspectiva sistémica para la educación infantil. Fluyó en mí la visión de un libro con ilustraciones hermosas y me despertó el deseo de escribir para la nueva infancia que tanto tiene para ofrecernos.

Pensé en el mudismo al que la sociedad nos somete desde corta edad. Me estremezco al recordarme a mi misma con tantos pensamientos que no se expresaban porque no había espacios para ello, en la escuela, en casa; sólo en mis juegos. La razón infantil limpia, sin aditivos añadidos más que los de la propia vida. Ser.

Quizás encuentre el momento para contar desde mi experiencia, la sabiduría que se manifiesta en mi sentir, lo que he aprendido de otros seres pensantes que me han aportado luz al conocimiento y ayudado a crear mi propio comprensión de la vida, complementaria a la de otras, a la de todas las personas que vivimos y cohabitamos este planeta.

Amo la Vida. Amo el Presente. Me amo. Este es mi decreto hoy.

Rolando Toro http://www.scuolatoro.com
Rolando Toro
http://www.scuolatoro.com
Educación Biocéntrica

Prostitución, salud y acompañamiento desde mi vivencia biocéntrica.

Conocer de cerca el mundo de la prostitución está siendo una bendición para mí. Han sido tres meses de dura adaptación donde he fluctuado entre sentimientos contradictorios que me hicieron dudar de mi verdadera vocación como educadora biocéntrica. Me sentí golpeada por una brutal crueldad que esconde mujeres sagradas que aman como nunca había visto antes.  Detrás de rostros maquillados con exuberancia,  cuerpos semidesnudos expuestos en alquiler, sonrisas amplias y generosas, hay una humanidad tierna, sensible, maternal, profundamente sagrada.

Cuando decidí trabajar con mujeres prostitutas, sabia que mi empeño no surgía por un afán de salvar a nadie, sino de acompañar y compartir el ser mujer en un mundo enloquecido por la posesión, el lucro y el consumismo. He leído mucho sobre prostitución, sus efectos, consecuencias, estadísticas que cifran datos recogidos en grupos de control, análisis, historia de su supuesto origen, relatos de vivencia, y ….  cuando hablo con ellas cara a cara, frente a frente, piel con piel, semana tras semana, agradezco ser mujer porque nosotras las mujeres, somos capaces de cualquier cosa por amor. Nuestro ser femenino interno, profundo, oculto, se manifiesta siempre que encuentra un espacio donde ser y hacer presente la grandeza de la Gran Madre que habita en cada una de nosotras.

Claro está que en cada mujer, la experiencia de la vida la vive de una forma u otra, más ausente, más presente, más furiosa, rebelde, calma, ….. Mi experiencia en estos meses es que las prostitutas son mujeres sabias que han aprendido a conocer al hombre en profundidad, llevándolas a una compasión renovada en cada cita de treinta minutos mínimo.

Compasión se traduce literalmente como “sufrir juntos, simpatizar con el sufrimiento ajeno, ir más allá de la empatía para comprender el estado emocional del otro”.  Ellas hablan de los hombres, sus clientes, como si trataran con niños chicos perdidos en un mundo de apariencia y mentira. Las mujeres prostitutas son el continente donde los hombres que acuden a su encuentro, pueden mostrar sus miserias, adicciones, locuras, fantasías, perversidades, …. sin reparo ni miedo a ser juzgados. Ellas son la posibilidad de escapar del papel de hombre correctamente ajustado al patrón estándar que la sociedad les exige, y con ellas juegan a ser sin tener que ser.

Nos cuentan las mujeres, que muchos clientes vienen a hablar, a ser escuchados, a ser mimados y a liberar sus fantasías sexuales reprimidas por miedo a ser rechazados o mal interpretados por su esposas, compañeras y por ellos mismos.  Los hay que descargan tensión acumulada sin miramientos, pero la generalidad habla de nostalgia de amor. ¡Es tan amplio el amor y tan mal interpretado!!! Cuerpos fragmentados por la educación de las partes disociadas entre sí, ajenas unas de otras a la plenitud de amar en libertad.

Estos tres meses de integración, me ha dolido el alma. Ha crujido mi memoria ancestral femenina para romperse un velo imperceptible que nublaba inconscientemente mi ser en la vida. Ha sido a través de sus miradas de mujer, de sus secretos guardados, de su saber femenino que he podido sentir más profundo vinculo con  la sacralidad de la vida.

Las prostitutas que he conocido en el proyecto hasta el día de hoy (unas 40-45 mujeres y dos transexuales), en su mayoría son madres separadas o divorciadas, viudas y también casadas, con hijos e hijas por los que hacer lo que haga falta para que estudien y sean algo en la vida, “no como yo, una puta”, dicen. Nadie sabe que la economía que sustenta sus hogares es fruto de la prostitución, ni sus parejas, maridos y amantes. Tienen un altísimo grado de responsabilidad con su familia, sea esta hijos y padres, ya que pueden prescindir con bastante facilidad de su pareja, pero no de sus padres e hijos, asumiendo ellas la sustentación econdómica familiar, con médicos de pago si es necesario, estudios hasta la universidad para sus hijos e hijas y todo lo que necesiten para darles cuanto sea necesario para vivir con dignidad y que no les falta de nada. “Si no lo hago yo, quien lo va ha hacer”, dicen con digna aceptación. “Ellos me lo han dado todo”, dicen en referencia a sus padres.

Aman a sus hijos e hijas con orgullosa y generosa locura. Cuando hablan de ellos, su cara se ilumina y todo sacrificio vale la pena sin rechistar lo más mínimo. Aguantan humillaciones solo si no han tenido suficientes ingresos para pagar los gastos previstos,  y exigen a sus clientes buen trato, usando el arte de la seducción y la complacencia.  Suelen tener mucha consciencia en relación a los contagios por enfermedades de transmisión sexual y evitan riesgos, no tanto por su vida sino por la de sus hijos.

También hay desesperación, esclavitud, consumo de drogas, mala alimentación, exceso de operaciones de estética para resaltar sus atributos sexuales, adicción a la televisión y al móvil, tendencia a no socializarse con el mundo exterior, desvalorización personal, estrés emocional,…

Mi trabajo como educadora biocéntrica  dentro del equipo multidisciplinar del proyecto, es aportar herramientas para valorizar sus vidas, impulsar la salud y el cuidado de sí mismas, informarlas de los riesgos de contagio de enfermedades de transmisión sexual, ofrecerles estrategias de negociación con el cliente, y sobre todo escuchar sus vidas, sus pensamientos, sus sueños.

En este tiempo con ellas, nunca he oído una queja a no ser por la falta de clientes. De entre las mujeres prostitutas que he conocido estos tres meses, sólo una amaba su trabajo, disfrutaba practicando el sexo con diferentes hombres y se sentía afortunada de hacer este servicio a la sociedad. Para casi todas las demás, la prostitución es la opción para que los suyos tengan una vida digna. Algunas es porque ganan más dinero que cuidando ancianos o fregando casas, y otras pocas porque están atrapadas en una red mafiosa de tráfico de mujeres con escasas posibilidades de liberarse.

Después de tres meses, empiezo a amar a esas mujeres que semana a semana me educan en la dimensión sagrada del amor. Quizás te pueda parecer demasiado poética mi vivencia, pero ¿qué es la vida si no un encuentro con lo poético?

Te sigo informando. Abrazos.

Educación Biocéntrica

Educación biocéntrica en la furiosa industria del sexo

Hace 9 años, en el 2004, la vida me regaló el encuentro con María, una mujer brasilera de 32 años, pelo largo liso teñido de rubio, piel morena, ojos expresivos, educada, de 1,57cm de altura, cuerpo armónico, inteligente y marcadamente discreta en su estar. Nos conocimos en el Centro Espirita Amalia Domingo Soler de Barcelona donde, en esos momentos, colaboraba en el departamento de Acogida.

María entró en el Centro detrás de la mujer que nos la presentó. Se mostraba tímida. La saludé y me dispuse a explicarle el funcionamiento del centro, las actividades que se desarrollaban, dónde y cómo podría participar, horarios, etc. Me escuchó en silencio, asintiendo con la cabeza de vez en cuando. La invité a participar de la clase que se iba a desarrollar en breve y accedió con una breve sonrisa.

Durante toda la clase, María permaneció atenta, interviniendo en alguna ocasión con humildad y muestras de la sabiduría que otorga la experiencia de la  vida. Su rostro fue relajándose progresivamente hasta que al terminar el aula, se acercó para preguntarme si podría escuchar su historia porque necesitaba ayuda y para eso necesitaba contarnos cómo había llegado hasta allí y cual era su situación. Entramos en una estancia privada cómoda;  la invité a sentarse donde quisiera y cuando estábamos una frente la otra, sin nada entre las dos, María me miró a los ojos en silencio. Pude percibir su semblante con atención. El único sonido que se escuchaba era su agitada respiración.

A lo largo de mi vida, he atendido a muchas personas de toda condición y sexo, en situación de sufrimiento, desesperación, angustia y miedo. Nada de lo que me pudiera contar iba a sorprenderme, porque el dolor tiene mil caras pero sigue siendo dolor. Estaba preparada para escuchar cuanto quisiera contarme. Su voz dijo sin dejar de mirarme: “Gracias por escucharme. No estoy muy acostumbrada a eso. Más bien soy yo la que siempre escucho; me pasa desde pequeña”. Agachó la mirada y respiró despacio. Volvió a mirarme fijamente y dijo: “Soy puta. Una puta. Vendo mi cuerpo y ya no puedo más.”

Siguió hablando durante casi una hora sin pensar en lo que decía, como un río donde corre el agua que va al mar. Su verbo era cultivado, hablar lento, casi sin acento, algunas palabras en catalán porque “soy muy lista, se me dan bien los idiomas”.  Hablaba ruso, ucrainés, búlgaro, polaco, castellano y algo de inglés. Lo había aprendido con las chicas de la calle, el burdel, el piso… donde alternaba a lo largo de toda su vida desde jovencita.

Nos encontrábamos cada semana en el centro. Asistía a las clases y empezó a colaborar en alguna actividad. Fue recuperando fuerzas poco a poco. Estaba en casa de una amiga que la acogía sin cobrarle nada mientras “me pongo buena”, decía. María y yo llegamos a ser amigas.

María empezó a diseñar su futuro lejos de la calle: su plan era comprarse un ordenador y tomar clases de informática para trabajar como recepcionista en alguna empresa. “Tengo muchos idiomas y don de gentes” decía riéndose con la boca grande. Una vez por semana, venía a dormir a casa y pasaba dos días con nosotros. Los niños la adoraban, sabía como tratarlos. También conocía extensamente remedios de plantas y hierbas. Lo había aprendido en su Brasil natal de niña, en el campo con las mujeres ancianas de su pueblo que le enseñaron casi todo sobre remedios naturales.  María sabía hacer muchas cosas que ella decía le servirían para “salir de todo esto y vivir”.

En nuestros encuentros, solíamos hablar de su vida, “me hace bien -decía- no lo he contado nunca a nadie”: de su difícil infancia, adolescencia, su primer novio, el primer cliente, las palizas, el miedo, el dinero, el lujo, la hermandad que surgía entre las “chicas de la calle”, las envidias y la competitividad, los abusos, los clientes, sus desdichas,… y su enorme corazón se mostraba limpio, puro, sin mácula. “Los clientes vuelven a por mí porque yo les curo, los entiendo”- decía y sus ojos se hundían en una profundidad insondable para mí. Había veces que súbitamente dejaba de hablar y entonces decía que hay cosas que mejor no decirlas nunca.

En una ocasión María me contó que haciendo calle en Brasil, cuando era pelirroja y con veinte años, un famoso cantante que estaba haciendo gira por tierras brasileras, la escogió para una noche. La química que surgió entre ambos hizo que María fueron transcurriendo los días y los meses, y María seguía acompañándolo hasta el punto que el cantante le ofreció llevarla a su país, pagarle un piso, estudios universitarios de botánica (tal era su sueño), darle todo lo que ella quisiera para tener la vida que ella quisiera, y se negó porque “yo soy libre, y todo lo que consiga en la vida será por mi misma” argumemtó.

De la noche a la mañana, María tubo que marcharse de la casa donde estaba porque el “chulo” de su amiga le había dicho que eso no era una casa de caridad y que si quería vivir allí había de trabajar para él. Decidió volver a la calle y a un gimnasio donde concertaban citas para clientes; eran muchas horas diarias pero “lo hago para pagarme el piso y el ordenador. Es momentáneo. Cuando tenga el dinero, lo dejo”. Y así fue, en dos meses reunió todo el dinero necesario para empezar de nuevo, aunque su rostro y su ser reflejaban un profundo cansancio.

En el transcurso de estos meses, un día vino a verme con un hematoma en la cara. “Un cliente desafortunado”, me dijo bajando la mirada. Al mostrarle mis dudas de si valía la pena esperar a tener todo el dinero para empezar de nuevo, ella insistió que quería hacerlo así. Con la cara golpeada no podía trabajar, así que el plazo de tiempo se alargaría. Habíamos decidido que vendría a vivir a nuestra nueva casa, lejos de la ciudad y de todo lo conocido, encontraría un trabajo de canguro o dependienta en algún comercio de la zona, mientras estudiaba informática. Entonces no era tan difícil encontrar trabajo y estábamos convencidas que el plan funcionaría.

María se agotaba día a día. Sus fuerzas se deterioraban. Llegó el día anhelado. Habíamos quedado en recogerla a una dirección que me facilitó. Su equipaje era una única maleta y el ordenador que aquella misma mañana iba a comprar. Estuve esperándola más de dos horas, llamándola a su móvil desconectado. No apareció. Durante varios días, estuvimos buscándola en los sitios que podía frecuentar, llamamos a su familia en Brasil, recorrimos calles,…. María no apareció.

Desde entonces han pasado muchas lunas. En ocasiones, con una amiga común, la recordamos. No tenemos ninguna pista para seguir, ya no hay teléfonos de familiares en Brasil, sólo un extraño vacío. Pero María sigue viva en mí. He gestado todo un mundo en mi interior hasta parir la aceptación de que todo cuanto existe tiene una finalidad y está sujeto a un pacto de Amor.  Aunque sea atroz la furiosa prostitución, la industria del sexo existe como el pájaro en el bosque y la ballena en el mar, como el fuego que destruye y la guerra que extermina, como el pecho de una madre amamantando a su bebé y la risa sincera de las niñas.

Mientras haya personas que compren cuerpos para saciar sus carencias, mujeres como María seguirán existiendo para cumplir su pacto de Amor y compromiso con la vida. Me ha costado mucho entenderlo y aceptarlo. Ha llovido mucho en estos nueve años querida María.

Entraste en mi vida y la colmaste de tesoros valiosos que he ido descubriendo en mi en la medida que se creaban espacios de escucha en mi interior. Dejé de querer salvarte para amarte sin más, honrando tu ser, tu existir, tu servicio a una humanidad en transformación. Ha dejado de dolerme el saber que todavía necesitamos vivir experiencias devastadoras para experimentarnos como seres humanos, complejos, neutros, inmersos en un universo geométricamente sagrado, armónico, donde cada ser tiene su función primordial en el engranaje de la vida y en su consciencia superior pacta cada detalle de su existir, sellando compromisos de Amor y Servicio que nos unen.

Mucho queda por andar y hacer para sanar tanta locura. Se inician acciones aisladas como en Suecia donde la prostitución es considerada como un aspecto de la violencia masculina contra las mujeres, niños y niñas y se reconoce legalmente como una explotación del ser humano, aplicando leyes en consecuencia, pero hay todavía un largo camino que recorrer para no prolongar sufrimientos y educar al ser humano en el impulso saludable de transformación individual, colectiva y cósmica.

He dejado de pensar con el cerebro para pensar con el corazón y con el tiempo he conseguido crear en mí la propuesta biocéntrica que me va a permitir trabajar con mujeres que como tú, ejercen la prostitución en calles, burdeles, pisos clandestinos, plazas, descampados, cumpliendo así su pacto de aprendizaje, servicio y Amor, y pongo Amor en mayúscula por que me refiero al Amor Incondicional, la energía magnética que nos atrae a todos los seres hacía la Unidad. Inicio mi viaje el martes 18 de marzo en la Asociación Actúa Vallés.

Me siento honrada de iniciar este servicio sin fecha de caducidad. Gracias María por impulsar en mí el deseo de servir y acompañar a estas valientes mujeres.Vamos despacio porque vamos lejos, muy lejos. Te iré informando.

Amor y Servicio